La ventana es una sola y por ella es que te miro, cielo. La ventana está ahí, ella sabe. Es un testigo de las veces que quise salir de mí, ser mariposa, pero el capullo es más abrigado.
El árbol que miro, las nubes afuera (porque tengo acá adentro), el frío, la burla del sol que se asoma, saben sí, saben. Y a veces consigo asomar la nariz, a veces consigo que un dedo de mi puerta salga.
A veces, y hubo días en que me asomé completa.
Esos días fui otra yo, como si me proyectara y me elevara, y de pronto caaaaaaaaaiiiiiiiigggoooooooo…
Yme despierto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s